domingo, 24 de octubre de 2010

La escuché,la miré.
Su quietud era piedra.
La mariposa.

2 comentarios:

  1. gracias María,su estaticidad podría tener un sabor, o un olor, no crees?

    ResponderEliminar