lunes, 3 de enero de 2011

Mientras el pie marca el compás,
ellas esperan,
llenas de secretos.

1 comentario:

  1. siempre me gustaron las matrioshkas,son como cebollas de lujo.

    ResponderEliminar